29 de julio de 2011

THE BEATLES, Hey Jude, 1968.




No es costumbre de este blog, publicar canciones tan largas, pero tratándose de “Hey Jude” con The Beatles se puede hacer una excepción, por que a ellos se les está permitido todo en esta casa.

En 1968 John Lennon y Cynthia Powell rompieron definitivamente sus relaciones matrimoniales por culpa de la aventura amorosa que tuvo John con Yoko Ono. Al bueno de Paul le afectó mucho esta ruptura, debido al cariño y a la gran amistad que tenia con Cynthia y con el hijo de ambos, Julian que entonces tenía sólo cinco años. Cynthia recuerda: “Una tarde me sorprendió la visita inesperada de Paul, y me conmovió mucho su preocupación por nuestro bienestar .Aquella misma tarde, en el camino hacia aquí, compuso Hey Jude en el automóvil.”
El título original de este grandísimo tema era “Hey Jules” y Paul lo compuso con la intención de consolar a Julian del dolor causado por la separación de sus padres.
Hey Jude fué grabado en los EMI Studios durante dos sesiones nocturnas, entre el 28 y el 30 de Julio de 1968, pero la grabación definitiva se realizó por razones técnicas en Trident Studios, ya que este último contaba con un moderno equipo de grabación de ocho pistas, en lugar de las cuatro de EMI. La canción se completó el 1 de Agosto con doblajes adicionales, incluyendo una orquesta de 36 piezas dirigida por George Martin. Violines, violas, violonchelos, flautas, contrafagot y fagot, clarinetes, trompetas, trombones y trompas, percusión, cuerda y dos bajos. Durante la grabación de los coros, Los Beatles invitaron a participar a los músicos de la orquesta para que aportaran aplausos y cantaran el estribillo de la coda. Muchos de ellos aceptaron gustosos a condición de que se les doblara el salario…!!

Recuerdo con nostalgia aquél cálido y mágico final del verano de 1968. Mi hermano mayor, Kike, acababa de comprar aquel single que contenía Hey Jude y Revolución en la cara B, y lo hacía sonar en el viejo pick-up de casa, una y otra vez sin descanso. Yo que entonces era un inquieto chavalín de pelo largo, lo escuchaba maravillado, hipnotizado diría yo. Creo que fue entonces, en aquél mismo momento cuando sentí la picadura que me inyectó el dulce veneno de la música, y que me acompañaría ya durante el resto de mi vida.




Hey Jude, don't make it bad.
Take a sad song and make it better.
Remember to let her into your heart,
Then you can start to make it better.

Hey Jude, don't be afraid.
You were made to go out and get her.
The minute you let her under your skin,
Then you begin to make it better.

And anytime you feel the pain, hey Jude, refrain,
Don't carry the world upon your shoulders.
For well you know that it's a fool who plays it cool
By making his world a little colder.

Hey Jude, don't let me down.
You have found her, now go and get her.
Remember to let her into your heart,
Then you can start to make it better.

So let it out and let it in, hey Jude, begin,
You're waiting for someone to perform with.
And don't you know that it's just you, hey Jude, you'll do,
The movement you need is on your shoulder.

Hey Jude, don't make it bad.
Take a sad song and make it better.
Remember to let her under your skin,
Then you'll begin to make it
Better better better better better better, oh.

Na na na nananana, nannana, hey Jude...


16 de julio de 2011

CARL PALMER. The Sage, 1971.



En 1971, ya bien entrada ya la década, los gigantes Emerson,Lake & Palmer, grabaron el que un año después se convertiría en su tercer álbum, y el primero en directo de su discografía, “Pictures at an exhibición”.

Este gran acontecimiento tuvo lugar en el Newcastle city hall, antiguo ayuntamiento de la ciudad de Newcastle, y estaba inspirado en la mayoría de sus temas en la suite del compositor ruso, Modest Mussorgski, lo que dio como resultado una de las obras mas significativas y originales, aunque no exenta de críticas, del rock progresivo-sinfónico de los años setenta.

La obra está compuesta por una colección de variadas y enérgicas piezas, adaptadas a los chispeantes teclados de Emerson, a las vibrantes guitarras y el bajo de Greg Lake y el excelente trabajo de Carl Palmer con su gigantesca batería, todo ello conseguido con más o menos acierto. Dentro de esta explosión de sonido siempre me gustó especialmente lo que yo considero un remanso de paz en medio de esta tormenta electrónica que es este disco. Me refiero a la excelente pieza titulada “The Sage” que Lake canta magistralmente, acompañado tan sólo por su guitarra acústica, y que nos transporta a épocas renacentistas, evocando antiguos mundos pasados. The Sage es una joya inspirada en parte en la obra del compositor noruego Edgard Grieg, titulada ”Solveig song” el último número de la suite número 2 que aparece en la obra dramática “Peer Gynt” que el dramaturgo también noruego, Henrik Ibsen escribió en 1867.











“Llevo el polvo de un viaje

que no pude sacudir lejos.

Vive en lo profundo, dentro de mi.

Para respirarlo cada día.


Tú y yo somos las respuestas del ayer

el pasado de La Tierra que regresa a la carne erosionada

por los ríos del tiempo

a las formas que ahora tenemos.


Venid a compartir de mi aliento y mi sustancia,

Y mezclar las corrientes y los tiempos

En brillantes e infinitos momentos.


Vuestra razón está perdida en vuestros ojos”



I carry the dust of a journey
that cannot be shaken away
It lives deep within me
for I breathed it every day

You and I are yesterday's answers
the earth of the past come to flesh
Eroded by time's rivers
to the shapes we now possess

Come share of my breath and my substance
and mingle our streams and our times
In bright infinite moments
our reasons are lost in our eyes