19 de octubre de 2013

THE BEATLES. Blackbird, 1968.

Cuando los Beatles regresaron de su famosa aventura en la India, vinieron cargados de inspiración y trajeron consigo muchas canciones escritas para su nuevo álbum.

 “The White álbum”  apareció a finales de 1968 y se convirtió en un fantástico experimento en el que cada uno de los miembros de la banda aportó su talento particular para crear un álbum absolutamente genial, que dejo al mundo con la boca abierta de admiración.
Una buena parte de las canciones que componen el álbum, se gestaron como ya he dicho durante las jornadas de convivencia con el Maharishi Mahesh Yogi, en  la ciudad de Rishikesh en las estribaciones del Himalaya, pero otras como es el ejemplo de “Blackbird” la compuso Paul McCartney en la más absoluta intimidad de su casa.

 Cuenta Paul que despertó una mañana al escuchar el canto de un mirlo, y que este le inspiró la melodía de la canción. Ya desde el principio, al escuchar las primeras notas de este nostálgico tema, Paul solo con su guitarra acústica Martin, crea la ilusión de estar ante todo un cuarteto de cuerdas, una sensación casi mágica, acompañada por una suave percusión que aunque parezca el compás de un metrónomo, se trata tan sólo del sonido de su zapato golpeando el entarimado del suelo. Los bonitos trinos de los mirlos se añadieron después.
Respecto al mensaje de la canción, McCartney se inspiró en las noticias de la prensa sobre los tumultos raciales en Estados Unidos, a mediados de 1968, y es una metáfora de la lucha de los negros por sus derechos civiles.


Durante toda mi vida me ha acompañado esta canción, casi puedo recordar la emoción que sentí el primer dia que la escuché siendo todavía un niño. No hay duda de que se trata de unos de los mejores temas acústicos de la historia. Paul en el mejor momento de su vida, puso toda su alma para componer esta pieza única e irrepetible, dejándonos este precioso legado.




12 comentarios:

  1. Es una canción preciosa, y te ha quedado un post excelente, Antonio. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muy agradecido, Johnny. Lo más importante es que os guste a vosotros.

      Eliminar
  2. Una maravilla de canción. No se que decir más. La he oído "un millón" de veces y nunca me canso de oírla.
    Saludossssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, babelain, por mucho que la oigas, no te cansa. Tiene esa gracia especial que tienen muy pocas canciones.
      Un saludote.

      Eliminar
  3. Maravilloso todo Antonio, da gusto escucharte.Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti. El gusto es mio por recibir vuestros comentarios.

      Eliminar
  4. De aquella estaban todos muy inspirados, Paul también y es curiosa la forma de la que nacen algunas grandes canciones, muy buena Blackbird

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquel año de 1968 fué una gran cosecha, no sólo los Beatles estaban inspiradísimos, sólo tienes que ver la cantidad de álbums geniales de otras bandas que aparecieron en esas fechas. Un saludo, amigo Boris.

      Eliminar
  5. Sí, la verdad es que es uno de esos momentos en los que sir Paul estaba muy arriba. Es doblemente encantadora, por la simpleza de los arreglos: con una simple guitarra acústica y esos pajaritos lo llena todo. Esa es su grandeza.

    Muy bucólico te veo, ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Rick, yo tambien pienso que el genio surge de las cosas más simples, y efectivamente esta canción es un ejemplo maravilloso de simpleza.
      Es cierto que ando estos dias como en una nube. Creo que no estoy hecho para esta vida urbana tan estresante.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Nunca he sido un beatelomano acerrimo, pero reconozco que eran unos genios, en los mil estilos en los que se metieron, cada vez que escucho algo de ellos no dejo de maravillarme, este tema es un ejemplo, pero... ¡tienen tantos!
    Fijate, tanto rebuscar cosas raras y al final posteando a los Beateles, (me lo aplico a mi tambien).
    Un saludo y hasta pronto
    Jose

    ResponderEliminar
  7. Amigo Jose, Los Beatles fueron los que me abrieron los ojos y me hiciron ver la luz de la música. Desde muy joven me ha gustado todo lo que se pareciera a ellos, claro que con el tiempo he ido conociendo muchísimas cosas que estaban a su altura e incluso superiores. A estas alturas de la vida ya veo ridículo comparar.
    Ya son varios los post que han aparecido sobre ellos en este blog, por algo se llama "viejo zapato marrón", en honor al tema del bueno de George. Con los Beatles siempre hago una excepción.Son invitados de honor y tienen las puertas abiertas de par en par en esta casa.

    Me alegro de recibirte de nuevo. Un saludo,

    ResponderEliminar

SI TE APETECE COMENTAR ALGO.