21 de abril de 2013

THE BEATLES. The Fool on the Hill, 1967.



En la década de los sesenta los Beatles representaron el sueño de una generación de jóvenes desencantdos con la sociedad consumista y el mundo material que les rodeaba. Muchos de estos jóvenes sintieron la llamada de la naturaleza y la necesidad de volver a los orígenes, a una forma de vida más sencilla y espiritual, donde todo girara en torno al amor, y en la que la música,la meditación y la experimentación con drogas psicoactivas tenían un papel primordial en su existencia. Un sueño que para muchos se quedó en el camino, pero que dejó una huella muy profunda e indeleble en las generaciones siguientes.


The Fool on the Hill es un claro ejemplo de canción con mensaje. Escrita por Paul McCartney en el año 1967, esta vez sin la participación de John Lennon, fué incluída en el álbum “Magical Mistery Tour”. Al parecer Paul se inspiró en el Maharishi Mahesh Yogui, el gurú religioso de La India, fundador del movimiento Meditación Transcendental, un personaje con el que los Beatles mantuvieron una fructifera relación como bien sabemos, pero que tenía también muchos detractores que no lo tomaban en serio y lo acusaban de tonto por su permanente risita en el rostro.

Existen otras versiones sobre el origen de la canción, como por ejemplo una leyenda en la que secuenta que Paul paseaba un dia con su perra Martha por Primrose Hill, una colina situada al norte de Regents Park en Londres, cuando tuvo un encuentro casual con un personaje elegantemente vestido con traje, que tras intercambiar un saludo, despareció de su vista misteriosamente.
El personaje creado por Paul para este tema,se aleja de la multitud y se aparta del mundo para internarse en las montañas. Desde lo alto de una colina contempla el mundo, “dia tras dia” con una perspectiva nueva y espiritual, descubriendo los placeres de una vida solitaria e indiferente a la mirada de las personas que lo consideran un loco.

"Pero el loco de la colina ve ponerse el sol
y los ojos de su cabeza ven el mundo girar"


Day after day alone on the hill

The man with the foolish grin

Is keeping perfectly still

But nobody wants to know him

They can see that he's just a fool

And he never seem to notice

But the fool on the hill

Sees the sun going down

And the eyes in his head

See the world spinning round

Well on the way, his head in a cloud

The man of a thousand voices

Is talking perfectly loud

But nobody ever hears him

Or the sound he appears to make

And he never seems to notice

But the fool on the hill

Sees the sun going down

And the eyes in his head

See the world spinning round

Oh, round, round, round, round, round

And nobody seems to like him

They can tell what he wants to do

And he never shows his feelings

But the fool on the hill

Sees the sun going down

And the eyes in his head

See the world spinning round

Oh, round, round, round, round, round

And he never listen to them

He knows that they're the fools

But they don't like him

The fool on the hill

Sees the sun going down

And the eyes in his head

See the world spinning round


Oh, round, round, round, round, round

4 de abril de 2013

THE COLLECTORS. "She (Will o the wind)" 1968. "Lydia Purple" 1968.



Ya son varios los grupos y solistas canadienses que han pasado por Viejo zapato marrón, pongo como ejemplo a “Kensington Market”, Buffy Sainte Marie ó los 49. Th. Parallell.
Hoy quiero presentar a una banda de la ciudad de Vancouver que inició sus andaduras musicales en el año 1961, pasando a llamarse The Collectors a partir de 1966, pero no fue hasta 1968 que obtuvieron su primer éxito importante con el single “Lydia purple”, tema de melodía muy pegadiza que fue incluido en su primer álbum homónimo lanzado aquel mismo año en Estados Unidos y Canadá. Las sesiones de grabación de este estupendo álbum psicodélico se realizaron en un antiguo almacén frigorífico de carne de la ciudad de Los Ángeles, cuyas gruesas paredes ofrecían un aislamiento acústico ideal,   como curiosidad quiero decir que este mismo local fue utilizado por los Grateful Dead para grabar también su primer disco con el mismo productor que The Collectors, Davis Hassinger y su ingeniero de sonido Richie Podler.
El resultado final de estas sesiones de grabación fue espectacular, por lo menos en lo que respecta a la calidad de sonido, prueba de ello son los temas que quiero presentar en este post. Por un lado el mencionado “Lydia Purple” en que se ve claramente el trabajo realizado por un miembro del grupo llamado Glenn Miller, que aporta unos magníficos coros  y una excelente labor con el bajo Fender Precision. Otro soberbio tema es el titulado “She (Will-O-the –wind) con esa flauta tan Jethrotulliana, también hay que destacar las excelentes voces y coros que son el sello inconfundible y el alma de esta banda, así como la aportación que hicieron algunos músicos de estudio y arreglistas contratados para la ocasión, para las partes más sinfónicas de los temas.

Glenn Miller: bajo y voces y coros.
Ross Turney: batería.
Bill Henderson: guitars y coros
Claire Lawrence: Saxo, flauta, Harmónica, teclados y coros.
Howie Vickers: vocal

La banda cambió de nombre en 1970 y pasó a llamarse “Chilliwack”, lograron una exitosa carrera hasta los años ochenta, pero eso ya es otra historia. Ahora nos toca disfrutar de esta joya perdida en la noche de los tiempos

She (Will o the wind)
 
Lydia Purple