19 de octubre de 2013

THE BEATLES. Blackbird, 1968.

Cuando los Beatles regresaron de su famosa aventura en la India, vinieron cargados de inspiración y trajeron consigo muchas canciones escritas para su nuevo álbum.

 “The White álbum”  apareció a finales de 1968 y se convirtió en un fantástico experimento en el que cada uno de los miembros de la banda aportó su talento particular para crear un álbum absolutamente genial, que dejo al mundo con la boca abierta de admiración.
Una buena parte de las canciones que componen el álbum, se gestaron como ya he dicho durante las jornadas de convivencia con el Maharishi Mahesh Yogi, en  la ciudad de Rishikesh en las estribaciones del Himalaya, pero otras como es el ejemplo de “Blackbird” la compuso Paul McCartney en la más absoluta intimidad de su casa.

 Cuenta Paul que despertó una mañana al escuchar el canto de un mirlo, y que este le inspiró la melodía de la canción. Ya desde el principio, al escuchar las primeras notas de este nostálgico tema, Paul solo con su guitarra acústica Martin, crea la ilusión de estar ante todo un cuarteto de cuerdas, una sensación casi mágica, acompañada por una suave percusión que aunque parezca el compás de un metrónomo, se trata tan sólo del sonido de su zapato golpeando el entarimado del suelo. Los bonitos trinos de los mirlos se añadieron después.
Respecto al mensaje de la canción, McCartney se inspiró en las noticias de la prensa sobre los tumultos raciales en Estados Unidos, a mediados de 1968, y es una metáfora de la lucha de los negros por sus derechos civiles.


Durante toda mi vida me ha acompañado esta canción, casi puedo recordar la emoción que sentí el primer dia que la escuché siendo todavía un niño. No hay duda de que se trata de unos de los mejores temas acústicos de la historia. Paul en el mejor momento de su vida, puso toda su alma para componer esta pieza única e irrepetible, dejándonos este precioso legado.




1 de octubre de 2013

THE TOWER. Steps into space, 1969. Captain Decker, 1969.

Segundo single de esta psicodélica banda holandesa, llamada  The Tower. El disco salió al mercado en 1969 de la mano de la discográfica Decca, fue grabado en sonido mono y contiene dos magníficos temas, compuestos ambos por un tal  B.de Groot,
Sobre todo destaco el titulado “Steps into space”, que este verano pasado me ha tenido bastante enganchado a los auriculares, durante mis sesiones playeras.
 “Steps into espace” es un tema Pop-folk, muy hipnótico y melancólico, de inspiración floydiana, que penetra en la mente y engancha fuerte, Lo he escuchado innumerables veces durante mis vacaciones a la orilla del mar, mientras rompían las olas a mis pies. Pura delicia.

Respecto al otro tema “Captain Decker”, suena más Pop-Psych. Buenas voces y buen trabajo con las guitarras Tengo que deciros que es una pieza que no desmerece en absoluto con respecto a otros buenos temas de bandas británicas contemporáneas, como podría ser el caso de Kaleidoscope.

No he podido recopilar más información en la red sobre The Tower, pero la música es lo que cuenta, en esta ocasión os dejo las dos caras del single. Se con seguridad que serán de vuestro agrado


Eelco Gelling: Voz y guitarra
John Schuursma: guitarra
Willen Schoone. Bajo.
Hans Jansen: teclados
Kees Kraanenburg: bateria